06
Junio
2012

Investigadores de la U. Estadual de Campinas (Unicamp) visitan el CEZA

Los investigadores del Departamento de Biología Vegetal del Instituto de Biología de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp, Brasil), Rafael Oliveira y Cleiton Eller, llegaron el 14 de mayo pasado a Chile, para realizar, en conjunto con investigadores del CEZA, mediciones de flujo xilemático en Drimys winteri (el Canelo continental) que crece en el Parque Nacional Bosque Fray Jorge (30° S), Región de Coquimbo.

Los especialistas en relaciones hídricas Oliveira y Eller, llevan algunos años trabajando en una especie del género Drimys presente en la selva amazónica de Brasil que tiene la particularidad de absorber agua de neblina por las hojas y enviarla hacia las raíces, aumentando así el potencial hídrico del suelo. Este mismo escenario se presentaría con el Canelo continental que crece en el bosque Fray Jorge, debido a que en dicho ecosistema la única fuente de agua disponible para las plantas es la densa neblina que cubre el bosque a diario.

 

Las precipitaciones de neblina pueden alcanzar valores diez veces superiores a las de lluvia, lo cual permite la mantención de un bosque de tipo valdiviano en una zona de matorral xerófito. Pero lo importante de éstas mediciones es que se entrega un dato adicional a las relaciones hídricas de ese ecosistema que no había sido antes estudiado, pues además de que se conoce que la neblina puede condensar al contacto con una masa abundante de vegetación e infiltrar en el suelo en forma de lluvia, se aportarán datos concretos para demostrar la capacidad que tienen las plantas que habitan estos ecosistemas de absorber agua por las hojas y enviarla hacia la zona de raíces a través del xilema. Esta inversión del flujo xilemático en Drimys aumentaría la capacidad y oportunidad de capturar el agua necesaria para realizar sus procesos fisiológicos normales cuando está despejado.

En este escenario, explica el Dr. Oliveira: "El agua de neblina interceptada y absorbida directamente por las hojas favorece la hidratación inmediata de los tejidos aéreos y el desempeño ecofisiológico, permitiendo mayor asimilación de carbono. Como consecuencia, los árboles ganan en crecimiento y sobrevivencia incluso con baja disponibilidad de agua en el suelo. "La neblina es una importante fuente de agua para los ecosistemas terrestres y puede mojar las superficies de las plantas, a pesar de que no haya aumento significativo del contenido de agua del suelo".

Visitas en terreno durante toda la semana permitieron dejar instalados los sensores HRM (The Heat Ratio Method) para medir el flujo de sabia en los canelos, los cuales recopilarán datos durante 6 meses, trabajo que será coordinado por el Dr. Nicolás Franck, director del CEZA.

En esta visita también se aprovechó de compartir los avances en investigación en flujos hídricos a nivel nacional realizados por investigadores del Centro de Estudios Avanzados de Zonas Áridas (CEAZA), investigadores de la Universidad de La Serena (ULS) y los investigadores del CEZA, en una actividad realizada en el laboratorio de Adaptación de Plantas a la Aridez (APA) en el campo experimental agronómico Las Cardas.